Blog

Seguros de viaje y rescate en alta montaña

Todos tenemos diferentes motivaciones por las que emprendemos una aventura, y cada uno tiene sus gustos a la hora de viajar. Pero cuando te entra el gusanillo y comienzas a preparar tu viaje es como soñar despierto. Comienzas a ver fotos y a leer información sobre el lugar elegido y la emoción va creciendo por dentro. La compra de los billetes de avión es un punto de inflexión, ya va en serio… A partir de aquí los días pasan imaginando los sitios maravillosos y la gente interesante que vas a conocer durante el viaje, y conforme se acerca el día de salida revisas más el itinerario para asegurate de que todo está correcto, preparas todo lo que te tienes que llevar, y poco a poco puedes comenzar a sentir unos pequeños nervios que son típicos justo antes de cada viaje. Es muy común que comiencen a surgirte dudas de última hora, pequeñas insegurides o incluso algo de temor a lo desconocido…
Realmente no te imaginas que va a ocurrir nada malo, por eso siempre dejamos lo de la prevención para el final. Esto es normal, ya que si empezaras a organizar un viaje pensando en todo lo que puede salir mal nunca saldríamos de nuestra casa.

Pero aunque casi nunca pasa nada, se viaja más tranquilo con un seguro que te cubra las espaldas.

SEGUROS DE VIAJE

Para cualquier viaje en general es muy recomendable contratar un Seguro de Viaje que te cubra cualquier eventualidad. Desde accidentes o enfermedades, hasta anulaciones de vuelos, pérdida de equipajes o documentos, incluso una cancelación de tu viaje a última hora por fallecimiento de un familiar o por dar positivo en COVID.
Algunos seguros de viaje incluyen incluso una cláusula de deportes de aventura donde entraría el senderismo/trekking con una cobertura mundial de rescate hasta 3.500m. Esto le puede venir bien a muchos viajeros que quieren hacer rutas por el Himalaya pero no sienten la necesidad de subir tan alto, o que están haciendo turismo por Nepal y también quieren hacer una ruta puntual sin llegar a grandes alturas. En estas coberturas suelen entrar también deportes como el rafting, el parapente, mountain bike o muchas otras cosas que puedes hacer en Nepal.

SEGUROS DE RESCATE EN MONTAÑA

Si vas a escalar cualquier cima en Nepal es obligatorio tener un seguro de rescate. Pero aunque solo vayas a hacer un trekking probablemente en algún momento vas a superar los 4.000m de altitud, por lo que es más que aconsejable contar con un Seguro de rescate de altura. Estos seguros cubren una posible evacuación de emergencia en helicóptero a grandes altitudes, además de gastos médicos y otras coberturas que comparten con los seguros de viajes normales. Se pueden contratar por días, meses e incluso anuales.

Hay 2 maneras de asegurar un rescate en la montaña. Contratar directamente un seguro privado o hacerlo a través de una federación de montaña de tu país.

REFLEXIÓN PERSONAL:

No es obligatorio tener un seguro para hacer senderismo por Nepal, a no ser que vayas a escalar alguna cima.

Yo también he sido mochilero y he viajado en muchas ocasiones sin seguro, y realmente nunca me ha pasado nada. Los senderos de trekking en Nepal normalmente son muy seguros ya que recorres caminos de uso normal para la gente local. Pero estás en el Himalaya y hay tramos en los que tendrás que cruzar por pasos y collados que superan los 5.000m de altitud. A esas alturas cualquier incidente grave que precise de evacuación requiere la intervención de un helicóptero, y puede ser muy costoso si no tienes seguro (unos 2.000€ por hora de vuelo + hospital privado).

Una vez vi como un porter se lesionaba una rodilla al resbalar en el hielo subiendo el paso Cho La (5.330m), en la ruta del Everest. Como muchas veces ocurre no tenía ningún seguro y los compañeros improvisaron una camilla con varias mochilas, le intentaron inmovilizar la pierna y lo bajaron a hombros por una zona muy difícil. Era penoso verlo gritar a cada paso y los turistas que iban con ellos solo pudieron darle un par de gelocatiles para intentar calmarle el dolor. No quiero ni pensar el sufrimiento de esta persona durante el camino de bajada… Incluso aunque más abajo pudieran subirlo a una mula, el camino de vuelta hasta Kathmandú iba a ser penoso, además de que esa rodilla necesitaría una operación y seguramente ese hombre no podría pagarla… Es importante asegurarse de que los porteadores y guías que te acompañen tengan también su seguro.

En otra ocasión iba con un amigo por la ruta al Santuario del Annapurna. El buen tiempo nos acompañó durante toda la ruta y no tuvimos ningún problema, pero justo llegando al campo base se desprendió la nieve de una pared cercana y hubo una avalancha bastante aparatosa que acabó justo a nuestros pies. Nos asustamos mucho, sobretodo por la gente que subía detrás nuestro, pero por suerte no hubo heridos. La verdad es que nos dió en qué pensar aquella noche en el refugio…

También he visto evacuaciones por temas de Mal de altura. Si eres prudente y respetas los tiempos de aclimatación no deberias tener problemas con la altura, y si en algún momento te sientes mal puedes detenerte o incluso descender un poco hasta que te encuentres mejor. Pero me he encontrado muchas veces a personas que vienen con el tiempo muy justo y su único objetivo es subir al campo base del Everest. Comienzan a caminar desde Lukla (2.900m) y se plantan en un día en Namcha Bazar a 3.440m. Después siguen subiendo con molestias y más tarde comienzan con vómitos y malestar general y necesitan evacuación porque ya no tienen fuerzas para bajar por su propio pie…

También conocí a una mujer mayor que nunca salía a caminar ni hacía ningún deporte, y que por temas personales quería subir a Langtang como fuera… A pesar de nuestros consejos se pagó un helicóptero que la subiera, y ese mismo día se encontraba tan mal que necesitó una evacuación de emergencia. Realmente podría haber muerto allí…
Tenemos que ser realistas y conscientes de nuestra propia forma física, y sobretodo pensar que en Nepal hay infinidad de rutas increiblemente bellas que se pueden hacer en tiempos más ajustados y sin tener que subir a grandes alturas.

Aparte de todo lo dicho anteriormente existen situaciones que superan cualquier previsión. Después del terremoto del 2015 me di cuenta de que puede ocurrir cualquier cosa, y en esos momentos te alegras infinitamente de contar con un seguro que te saque de una situación de vida o muerte.

Pero no es necesario que ocurra algo tan grave para que un seguro te sea de utilidad. Puedes necesitar atención médica debido a un accidente en el autobús, o a una intoxicación alimentaria, incluso un simple dolor de muelas puede ser un engorro.

Recuerdo una ocasión donde una pareja nos iba a acompañar en nuestro viaje a Nepal. Justo una semana antes del vuelo a la mujer se le murió su madre y tuvieron que anular el viaje en el último momento. Me contó después lo tedioso que fué recuperar parte del dinero del vuelo, a pesar de poder demostrar perfectamente lo que había sucedido.

También debes hacerte un seguro si vas a hacer una ruta en moto, ya que cualquier cosa que ocurra deberás pagarlo in situ. En Nepal no cuentan con seguros, ni siquiera el de daño a terceros…

Cuando he empezado a viajar con mi madre, mi mujer o mi hija siempre he contratado un seguro de viaje. Pienso que es imprescindible si vas a viajar con niños o gente mayor. La última vez Tshering (mi hija tenía 2 años) se puso mal y comenzó a vomitar y con diarreas… La llevamos a un hospital recomendado por el seguro y fué perfecto. Podríamos haber esperado y darle alguna medicina para cortar la diarrea, pero nos dejó mucho mas tranquilos que la mirara un médico y analizaran sus cacas y ver que no tenía ningún parásito ni nada extraño…

Para concluir solo quiero expresar que cada uno se conoce y sabe la experiencia que tiene en montaña o viajando por el mundo…, así que contratar un seguro es algo que debe decidir cada persona evaluando sus propias circunstancias.

Buen viaje!

Si te ha gustado... Comparte!

Muchas Gracias!

Deja un comentario